Viento-madera – Partituras y métodos

De la enorme variedad de instrumentos de viento que existió desde la antigüedad hasta el período barroco, son la flauta dulce, la flauta travesera, el oboe y el fagot los instrumentos de viento-madera más comunes que se desarrollaron hasta la época de J. S. Bach (barroco).

Desde principios del siglo XVIII, el clarinete fue apareciendo poco a poco, hasta que en la segunda mitad del siglo XIX, el instrumento había encontrado su lugar en la orquesta sinfónica, y se hizo muy popular como instrumento solista. Así lo demuestra el famoso concierto para clarinete de W. A. Mozart (clásico).

Finalmente, en el siglo XIX, tuvo aparición el saxofón, que está hecho completamente de latón, pero pertenece a la familia de viento-madera. Al igual que con el clarinete, el sonido se produce con la ayuda de una lengüeta, además, es casi idéntico también el sistema de llaves..

El saxofón no encontró su lugar en el mundo de la orquesta sinfónica clásica, aunque encuentra bastante representación en el mundo de la música contemporánea. Sin embargo, es el principal instrumento de viento en el jazz, el soul, el pop y el rock, junto con la trompeta.

Más enlaces a instrumentos de viento-madera: